Cuidado con lo que dices

Uno de los aspectos interesantes de conocer otros lugares, es que te das cuenta que siempre aprenderás cosas nuevas, que a veces suelen ser muy divertidas.

Una de las lenguas romances, el español, que rico y variado es. El mundo ha sido conquistado por esta forma de comunicarse. Más de 400 millones de personas lo hablan y sigue creciendo.

Cuando viajas por el mundo y sabes que el destino que visitarás es de habla española, te dices a ti mismo, “bueno podré comunicarme sin problemas, así que eso será una preocupación menor“. Pero cuando llegas al sitio, hasta lo que parece más sencillo puede complicarse.

Supongamos que eres argentino y vas a España porque quieres ampliar tu negocio, buscas una nave logística para arrendar o comprar y al mismo tiempo quieres aprovechar de conocer, porque has oído hablar de lo maravillosa que es la provincia de Almería; una gastronomía que conquista a los más exigentes paladares con sus suculentos platos como gurullos con conejo, migas, fideos a la cazuela, caracoles o el caldo de pimentón, entre muchos otros.

playa de agua cristalina

Y de las playas solo con haber visto las fotos sabes que conseguirás aguas cristalinas, además de temperatura muy agradable y especialmente hermosas.

Por otro lado encontrarás algo que seguramente no has imaginado y que será una verdadera aventura; conocerás más sobre su identidad y cultura y por supuesto con ello, el lenguaje. Sí, aunque te parezca insólito hay que aprender antes de viajar, no importa si hablas, en teoría, el mismo idioma.

¿Por qué te digo esto?

Estas tierras tienen un pasado variopinto y su riqueza es incalculable y no me refiero a metales preciosos o diamantes, hablo de riqueza cultural.

Las culturas fenicia, romana, visigoda, musulmana y cristiana, entre otras, han pasado por estas tierras y cada una ha dejado un poco de ella en la región.

Sus ciudades tienen, como cada sitio del mundo, una manera particular de llamar a las cosas y aunque es español, tal vez tengas que aprender qué significan ciertas expresiones.

En esta zona en particular, generalmente las eses son omitidas al final de las palabras, incluso ocurre lo mismo con sílabas completas. Además de eso, Almería tiene un diccionario propio.

perro

¿Qué responderías si al llegar a algún lugar de Almería te dice alguien: “cucha este perrito”?

Es casi seguro que sonrojado reirías sin saber qué responder.

¿Quieres conocer algunas palabras y expresiones propias de la región?

Cucha significa mira éste, esa, aquél… Ahora podrás entender que te quisieron decir cuando te dijeron: cucha este perrito (mira ese perrito). Vas al mercadillo y te preguntan, “¿Cascomío?” Esto significa:  “¿Qué has comido?”.

Un mendrugo es una persona tosca y también se usa para un trozo de pan. Enjarinao, se usa mucho para hablar de alguien que viene de trabajar y está algo sucio; también para alguien que viene de una fiesta y está algo sucio. Puedes llegar y pedir un cacharro, y te dan un whisky, ginebra o ron con refresco. Pero si quieres que la bebida sea pequeña, no pidas un cacharrico, porque eso es otra cosa, son atracciones de feria en la que los niños pasean.

Cuando hablas de irritación, hablas de estar molesto con alguien, no por una afección a nivel de la piel. Y si algo no lo puedes explicar, eso es un nosequé.